Encuentran a un náufrago con problemas de obesidad que vivía desde hace 10 años en una isla desierta

“No me controlaba con las comidas” afirma el náufrago.

Esta mañana, un barco de la marina mercante que navegaba por el oeste del Océano Pacífico ha divisado una columna de humo proveniente de una isla deshabitada llamada Tetepare (Islas Salomón), el capitán del barco a interpretado la columna de humo como una llamada de emergencia y ha decidido enviar un equipo de rescate a la isla.

Tras varias horas de búsqueda en la isla y siguiendo la columna de humo, finalmente han podido localizar a un hombre que en un primer momento parecía estar inconsciente al lado de una hoguera, pero que según el capitán del barco “se había pegado una buena comilona y se estaba echando una siesta”.

“Lo que parecían señales de humo a resultado ser una barbacoa” afirma Julian Phoster, capitán del buque mercante.

El hombre rescatado es Patxi Amorrortu, un pescador vasco de 45 años que desapareció en alta mar el 20 de diciembre de 2007 cuando salió a faenar “un poco más para allá”, según cuenta el propio Patxi.

“Pues me aburría porque había poco pescado y quise ir un poco más lejos…!”.

Al ser rescatado se encontraba en un buen estado de hidratación y bien alimentado, incluso demasiado bien alimentado. Presentaba un exceso de peso muy notable, el cual le comenzaba a ocasionar problemas respiratorios y para desplazarse. Cuando fue rescatado pesaba 136 kilos, las primeras informaciones apuntan a que podría haber ganado alrededor de 70 kilos durante el tiempo que pasó solo en la isla.

“Se me hinchan las piernas… ¿podría ser de comer tanto marisco?… no sé”, comenta Patxi, el náufrago que muchos daban por muerto sin saber que realmente “vivía mejor que muchos”.

Al parecer, todo empezó cuando la embarcación naufragó a causa de una fuerte tormenta, su capitán, Patxi, consiguió llegar a una isla después de recorrer a nado una distancia aproximada de 25 kilometros. Pudo conseguir permanecer vivo durante 10 años en soledad y sin ayuda, se nutrió de la fauna y la flora que habita en la isla llegando incluso a poner en peligro de extinción a algunas especies “que a la brasa y con una salsita salen muy buenas”.

“¡Yo siempre he sido de buen comer hostia!, pasé hambre una tarde solo… ¡después he comido como Dios!”.

Cocodrilos de agua salada, manatíes, algunas especies de aves marinas, pequeños roedores y frutos de los arboles de la isla, son algunos de los animales y plantas que han servido, como dice el propio Patxi “para sobrevivir bien y cocinar mucho… que me encanta”.

“Todavía no sabemos como… pero incluso consiguió hacer pacharán”.

Al ser rescatado, el hombre estaba un poco desorientado y se negaba a abandonar la isla alegando que “aquí no se vive mal”, el largo periodo de tiempo en soledad y la fantástica adaptación al ecosistema de la isla podría ser la causa de la negativa del naufrago a abandonar la isla, según sus propias palabras “me voy a ir para casa porque aquí vino no hay… que sino me quedaba”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies