Los psicólogos alertan de un aumento de jóvenes con planes de independizarse que sufren fobia a ser agredidos

“Quiero vivir solo… pero también que no me abran la cabeza”, comenta un joven de 22 años.

La Asociación de Psicólogos Profesionales de España ha alertado mediante un informe realizado a nivel estatal, de los graves problemas psicológicos que está generando la “independencia” y “sus consecuencias” en la población joven de toda España. “Sabía que independizarse era duro pero no me imaginaba esto… quizás me quede un par de años más en casa de mis padres… “, comenta un joven de 25 años que pretendía independizarse “según como fueran las cosas”.

En el dosier se advierte de un aumento alarmante de problemas psicológicos graves, con episodios de pánico debido al miedo que genera la posibilidad de recibir “un palizón a porrazos” por decidir “independizarse”, los expertos creen que la fobia puede tener su origen en la futura decisión de los jóvenes de “independizarse”, y la fobia a ser brutalmente agredidos “solo por querer vivir mi vida como quiera”.

“Tengo miedo, cualquier día vienen a ‘aporrearme’ la puerta… o la cabeza”, declara otro joven.

Cada vez más jóvenes de entre 18 y 30 años acuden a un psicólogo para tratar la fobia a “que te muelan a palos por querer independizarte”. Muchos de esos jóvenes que estaban en tratamiento han tenido que ser atendidos por ataques de pánico al ver “lo que pasa cuando te quieres independizar en Catalunya”.

“Mi primo Marc vive en Girona y le dieron bien… ¿Sabes lo que te digo, no?”, comenta Luis, un joven que denuncia la brutalidad policial empleada contra quien quiere “independizarse”, también nos solloza entre lágrimas que “no hay derecho a que nos peguen solo por irnos de casa, ya somos adultos”.

Los últimos incidentes en toda Catalunya por el tema de la “independencia” ha dejado alrededor de 900 heridos a causa de las cargas policiales, muchos jóvenes denuncian que el Gobierno del Partido Popular “no quiere que nos vayamos de casa, y nosotros queremos nuestra propia casa”.

“¡Yo me piro!, me pueden dar los porrazos que quieran… no aguanto a mis viejos”, comenta alterado Julio, un joven que ha necesitado la ayuda de un profesional para controlar su fobia a las porras, pero que ahora esta totalmente recuperado y como él mismo nos comenta: “Decidido a luchar por lo que quiero sin miedo y sin violencia”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies