Detienen a una mujer acusada de narcotrafico y descubren que lo que portaba en su organismo eran croquetas

“Llegaba tarde al aeropuerto y me las comí muy rápido” afirma la mujer.

A primera hora de la mañana, la Policía Nacional detenía a una mujer de 62 años en el aeropuerto de Madrid, presuntamente por portar droga oculta dentro de su organismo. Los agentes decidieron detener a la mujer porque “parecía nerviosa y sudaba mucho”, algo muy habitual en las personas que han ingerido algún tipo de “sustancia” y pretenden ocultarla a la policía portándola dentro de su cuerpo. Según los agentes de policía: “La mujer en ningún momento negó rotundamente que se había tragado algo, solo decía que estaba muy nerviosa y no se encontraba bien”.

“La mujer se veía que estaba rara, se tocaba la barriga, parecía que no se encontraba bien. Al preguntarle si se había tragado algo que debiéramos saber, se puso aún más nerviosa y muy roja, todo indicaba que llevaba algo en su estomago…”, afirma uno de los policías presentes durante el interrogatorio.

Tras un primer interrogatorio en las dependencias policiales del propio aeropuerto, se decidió a realizarle una prueba con rayos X para descartar que portara algún tipo de “objeto extraño” en su interior. Los rayos X no dejaron lugar a duda, alrededor de 30 “objetos desconocidos” estaban alojados en el estómago de la mujer. Acto seguido se le comunicó a la mujer que estaba detenida por un presunto delito de narcotráfico y que debían llevarla a un hospital inmediatamente “porque parece ser que alguna bola de las que se ha tragado se está deshaciendo y podría morir si no se le atiende rápido”.

“Yo sé que me las he tragado, lo sé, soy una mula… ¡si ni siquiera las mastiqué de la prisa y los nervios!, pero no pensaba que me detuvieran por esto, ¡que vergüenza…cuando se enteren en mi pueblo!”, manifestó la mujer a la policía al conocer que estaba detenida.

Tras llegar al hospital acompañada de la policía, los médicos que la atendieron descartaron que estuviera sufriendo algún tipo de complicación en su organismo por “lo que se había tragado”, solo puntualizaron que “está empachada”. La policía decidió esperar a que expulsara “lo que había engullido”, con el fin de comprobar qué sustancia portaba en su estomago, tras varias horas esperando, finalmente, “se descubrió el pastel… y vaya pastel”, las formas ovaladas que se podían ver a través de los rayos X no eran más que cerca de 40 croquetas ingeridas casi sin masticar. Exactamente, tal y como había indicado a la policía la detenida en varias ocasiones “solo me he comido unas croquetas muy rápido antes de venir”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies