Los tontos de los altavoces vuelven a las playas tras un invierno tocando los cojones en casa


Este verano se calcula que aumenten un 230% respecto al verano pasado gracias al aumento en las ventas de altavoces bluetooth.

Un joven latino de 20 años ha sido el primero en llegar a una playa después de pasar un invierno tocando los cojones en casa con “la leche del altavoz”, irremediablemente ha abierto la temporada estival de tontos con altavoces en la playa. A partir del primer tonto en llegar a pisar la arena con regueatton “para todos” se registra un aumento considerable de los tontos del altavoz en las playas y lugares públicos durante los meses de verano, se hacen virales. 

Los oyes llegar con la musiquita de lejos…”, comenta Julia, una madre de dos menores a los que les “mola perrear en la playa mientras juegan con la arena”.

Su principal función social es ofrecer música variada, actual, fresquita, con mucho ‘punch’ y gratis, para todo el que se encuentre en su radio de acción, que suele ser de unos 100 metros por tonto, siempre y cuando no haya sombrillas u otros objetos que pudieran entorpecer las ondas y reducir el sonido.

Hoy en día ya hay en el mercado altavoces portátiles capaces de escucharse en un radio de acción de 180 metros/tonto”, comenta un bañista de 65 años que recuerda con anhelo como “antes la gente iba a la playa sin música”.

Algunas manadas de tontos con altavoces se reúnen en algunas playas y compiten con sus dispositivos y su música con el fin de aderezar las sosas tardes de playa del 95% de las personas que van a la playa “solo a relajarse y sin música”. Aunque son una minoría, también existen personas que no son capaces de apreciar la función social que realizan los tontos de los altavoces y critican su figura con dureza. “No te digo que alguna vez no me mole perrear con mi mujer en la playa al ritmo de Daddy Yankiee y además gratis… pero cuando yo quiera, no cuando quieran los tontos del bluetooth”, declara Cristian, un hombre de 45 años al que le gusta la playa “pero sin la puta música de los cojones”.

Los tontos del altavoz son auténticos profesionales a la hora de tocar los huevos y de elegir la música más adecuada para la mayoría de usuarios de la playa, con el único fin común de conseguir un “buen ambiente” entre todos los que disfrutan de la playa. “El trap, regueeaton, la Rosalía… es lo que más reacciones provocan entre la family playera papi”, asegura B Raki, amigo y brother de Tronner P, dos tontos del altavoz de los primeros que empezaron a tocar los cojones con música en la playa.

Tras un verano en el que pretenden molestar al 65% de personas que acuden a las playas, se prevé que un 40% de altavoces bluetooth de los tontos acaben averiados a causa de la arena, el agua y algún que otro golpe intencionado de alguna persona descontenta con el servicio, serán repuestos por dispositivos nuevos con los cuales poder comenzar la temporada de invierno y seguir molestando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies